Diseño y construcción de un molino de tracción animal. Mallorca

El Molino:

A continuación os presento la construcción del original molino de piedra de tracción animal (con caballería).

La historia comenzó, por parte de Miquel Sureda, con la compra de un viejo molino que perteneció a un maestro elaborador de ensaimadas (típicas mallorquinas). Usaba dos molinos uno para hacer la harina a “su gusto”, el otro para moler las piedras de azucar y así obtener el azucar en polvo o famoso “glassé”.

Este artesano acabó utilizándolo con motor, con lo que la instalación inicial que dispusimos del molino, no servía para utilizarlo con energía de tracción animal, como pretendíamos nosotros.

Por mi parte, empezó con la necesidad de desarrollar el taller del “Camino del Pan”, con los niños de la escuela “Sa Llavor”, para el que necesitábamos un molino y el arte que lo envuelve.

Así un dia,  Miquel y yo nos encontramos en su finca y fué entonces cuando me enseño las partes del molino que había adquirido y que tenía embalado en su garaje… al ver tal maravilla esperando volver a dar utilidad a las personas, no dudé en ofrecer mis servícios a cambio de compartir el uso del molino con la escuela, en un proyecto de cooperación y difusión del saber hacer tradicional, tan natural. Miquel y su família accedieron encantados y nos pusimos manos a la obra. Primero empezamos por intentar recuperar información sobre los molinos de tracción  animal o “de sang” (de sangre, por la fuerza animal) que existieron en el pasado, pero los testimonios vivos eran de mas de 80 años de edad y escasos. A nivel documental, unas pocas imágenes, cuadros y breves menciones en relatos antiguos. En construcción solo encontramos uno muy pequeño en el interior de una masia abandonada, que había sido movido por un asno.

Resulta que este tipo de molino es muy antiguo. De hecho es la evolución de la molienda manual a animal, todos los demás molinos como el de agua o los de viento, son muy posteriores. Por eso ya casi no quedan molinos de este tipo. Los hoy existentes, se volvieron a construir durante la pos-guerra civil española (cuando Franco restringía la comida, harina y por lo tanto horas de molienda) para moler a escondidas, dentro de casa.

Con la información recibida de unos pocos mayores, dos molineros retirados, unas imágenes, la vista del pequeño molino abandonado en la masía y nuestro ingenio, diseñé el modelo con estructura independiente, totalmente hecha de madera, con refuerzos y piezas de hierro, más las dos piedras de moler; para que fuera fuerte, compacto y transportable. Así, darle la posibilidad de usarlo en diferentes zonas de Mallorca y en diversos proyectos “agro-socio-educativos”.

En el momento de verme dispuesto a empezar su construcción, apareció Marc Balaguer, “mestre d’aixa”, interesado en echarme una mano; vino genial!!

Juntos nos embarcamos en esta aventura.

Os dejo con las fotos…

El día del primer encuentro entre Miquel , el molino y yo, observando la antigua base donde encajaba la piedra inferior.

El pequeño molino abandonado en la masia, probablemente hace mas de 50 años. Lo mas importante que obtuve, fué la relación 1/10, vueltas de animal/molino. Y la proporción entre resistencia-palanca-fuerza, adecuadas.

Troncos de almendros y olivos de la finca Ca’n Vives, escogidos para obtener la madera necesaria para construir la estructura del molino.

Los corazones escuadrados, obtenidos de los troncos, preparados para realizar los encajes.

Tomando medidas y marcando los lugares exactos dónde se practicarán los encajes.

Usando la sierra manual japonesa de precisión…

Y tallando a mano con formón suizo, la dura madera de olivo silvestre.

¡Encajes listos para el montaje!

Encaje a medio hacer, faltan las incisiones para clavar después las cuñas de madera.

Ensamblando poco a poco, las piezas de la estructura.

La estructura base recuerda mucho a la de una silla, pero con 2 metros de altura, mas de 1m. de base y algo mas robusta…

Cerrando los encajes finales, con cuñas de madera.

Después de terminar definitivamente todos los encajes, aplicando también cola de carpintero.

Lo dejamos bien prieto, durante 24 horas…

A continuación, restauramos las piezas antiguas de hierro, para el montaje del nuevo molino.

Esta es la piedra de arriba, muy degradada, antes de ser restaurada. Tiene 1 m. de diámetro y pesa unos 150 kilos.

Y esta es la misma piedra, después de su recuperación y puesta apunto para moler. He repicado de nuevo las guias, nivelado la superfície, con depresión hacia el centro para la entrada del grano y repicado toda la superficie para que sea rasposa. Gracias a la instrucción recibida de mano de dos mayores molineros mallorquines, pude saber como se tienen que picar las piedras.

Marc y yo, construyendo el tablero embellecedor del molino, dónde ira encajada la piedra inferior. Apartir de madera obtenida de un tronco de olivo silvestre de la finca de Miquel. Con encajes internos y respetando las direcciones de las vetas.

El tablero, listo para montar…

Y el tablero, ocupando ya su lugar en el molino, junto al piedra inferior.

El tablero acabado, pulido y nutrido con aceite. Con las partes mecánicas principales ya instaladas.

Colocando la piedra superior, con artimañas al estilo egipcio, para sustituir una grua en condiciones. La verdad, fué laborioso, pero efectivo y delicado.

Aspecto de la tapa de las piedras y de la tolva dosificadora del grano, antes de su restauración. Estaba muy deteriorada. Decidimos rehacerla casi por completo.

Aquí en proceso. Conservando solo la estructura después de restaurarla. Le renovamos también el tablero de cobertura y todos sus accesorios.

Vista frontal del molino con la tapa y la tolva terminadas e instaladas perfectamente.

Y vista posterior, con los engranajes de transmisión (por correa) y el eje tractor, ya instalados. Esta casi listo para estrenar!!

Por fin llega el dia del montaje final: Sacamos el molino de la nave, poc a poc!!

Esta es la percha de olivo que hemos escogido para construir el brazo que hará girar el molino, encajado al caballo.

Aquí estamos todos los responsables del éxito instalándo el molino a nivel, en medio de la plaza de la finca. Jose, Miquel y Marc observan que el trabajo quede bien hecho…

Detalle de la correa de transmisión, bien ajustada…

Marc y yo, fijando la sujeción del brazo tractor al molino, mientras Miquel prepara los enganches para el caballo, en el otro extremo.

¡La tapa lista para colocarse y la tolva preparada para recibir el trigo!

Finalmente, todo quedó terminado. Pero, la primera prueba demostró dos cosas: la primera, que un pernio de sujeción de la polea pequeña al eje de rotación de la piedra superior del molino, resulto ser demasiado debil para aguantar la fuerza de trabajo, obligándonos a corregir el error usando otro mas resistente. Y la segunda y mas importante, que el molino logró funcionar unos minutos y obtuvimos harina de buena calidad, con lo que, salvo el pequeño pernio, la construcción del molino ha sido un éxito!! Dada la complejidad del proyecto y los escasos recursos, nos sentimos muy orgullosos del trabajo realizado.

Próximamente, nos volveremos a reunir para estrenar definitivamente el molino. Moleremos la cosecha de trigo Florencio Aurora, cultivado en la finca Can Vives por la família Sureda, los niños de la escuela “Sa Llavor” y algunos cooperantes entregados..

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 429 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: